Fundamentos introductorios al Concepto Bobath.

Karel Bobath dijo: «La postura es un movimiento parado, el movimiento es una postura más el factor tiempo.» A esto quiso añadir lo siguiente: «La postura es movimiento en su mínima amplitud». Una postura normal nunca es rígida e inmóvil.

El control inhibitorio significa la capacidad de modulación del tono postural. Para poder modular algo son necesarias al menos dos fuerzas. En neurofisiología son la excitación y la inhibición. La excitación lleva a la actividad de neuronas excitatorias y así también de músculos. La inhibición lleva a la actividad de neuronas inhibitorias que reducen la actividad de las neuronas excitatorias. La inhibición no conduce a la inactividad total de neuronas excitatorias sino a la modulación de su actividad y, de este modo, a la gradación del tono muscular. El tono postural se construye mediante la despolarización de neuronas excitatorias que activan unidades motoras –se llega a una contracción concéntrica del músculo–. El tono postural se reduce por la despolarización de neuronas inhibitorias que, de forma pre o postsináptica, establecen una conexión sináptica con neuronas excitatorias reduciendo su nivel de actividad. Por ello se origina una contracción concéntrica de menor fuerza o, si actúa una fuerza externa (fuerza de gravedad o antagonista) sobre el músculo, una contracción excéntrica.

El tono postural normal es lo suficientemente alto para contrarrestar la fuerza de gravedad, y al mismo tiempo lo suficientemente bajo para permitir un movimiento.

Las adaptaciones graduales y selectivas del tono en posición tonal baja son los requisitos para movimientos graduales y selectivos. Las adaptaciones graduales y selectivas del tono en posición tonal mayor son los requisitos para la estabilidad.

Estabilidad no significa fijación! La estabilidad presupone una inervación recíproca, es decir, la modulación del tono postural a nivel neurofisiológico alto. La espasticidad se caracteriza por la modificación de patrones de activación de unidades motoras que reaccionan ante señales sensoriales y llevan a la cocontracción, a movimientos totales y a patrones posturales anormales.

Bibliografía:

Bettina Paeth Rohlfs, Experiencias con el concepto Bobath: Fundamentos, tratamiento, casos. Edición 2. Ed. Médica Panamericana, 2007

REFLEXIONES PARADÓJICAS

Me sinceraré, a mí desde siempre me gustó más la parte traumatológica – deportiva de la fisioterapia, y nunca fui muy amigo de la fisioterapia neurológica. Paradójicamente, supongo en parte porqué eran las asignaturas más complicadas, o las que yo consideraba más complicadas, pero solía sacar mejor puntuación. En parte también porqué al considerarlas más complicadas, mi esfuerzo estudiando era 10 veces mayor también. Pero me fui dando cuenta que no me aburría el estudiar la materia por ejemplo de “Patología Neurológica” cosa que si que me pasaba cuando estudiaba una asignatura que no me gustaba. Luego empecé a leer blogs de muchos de vosotros, de diferentes compañeros y encontré algunos cómo los blogs de Arturo Goicoechea ( Neurólogo)  y David Aso (Fisioterapeuta) los cuáles tuve el placer de conocer en las Jornadas TIC y 2.0 de Barcelona , y he de decir que disfruto y aprendo mucho leyendo sus artículos de los blogs, y en el caso de Artugo Goicoechea de sus libros ( Jaqueca. Análisis neurobiológico de un dolor irracional y Migraña, una pesadilla cerebral). Siguiendo el camino leí muchos artículos y algunos libros, por ejemplo de concepto Bobath. En fin sólo quiero decir que la neurología como otras partes de la fisioterapia me están aportando mucho como persona y como profesional, aprendiendo para mí una nueva forma de ver y vivir la fisioterapia. Por tanto os animo a todo el mundo a que nunca dejéis de leer y aprender, porqué eso significa crecer.